fbpx
Tienda online

Tienda online mata cuarentena: ¿es para todos vender en internet?

La llegada sin previo aviso de la pandemia del coronavirus tomó a muchos por sorpresa. Cientos de miles de comerciantes trabajaban mes a mes sin mayores inconvenientes más allá de los vaivenes de la economía. Sin embargo, el virus que rápidamente pasó de Asia a Europa, y de Europa a América, impactó casi sin previo aviso a todo el país y a todos los comercios que tuvieron que cerrar sus puertas. Y así muchos conocieron la «tienda online«.

La tienda online es lo que también se conoce como ecommerce, la posibilidad de vender los productos o servicios de un local físico en internet. Muchos, aún hasta hoy, desestiman esta posibilidad, lo que es un grave error. Como diría el fundador de Microsoft, Bill Gates: «Si no estás en internet, no estás donde están los negocios».

Impacto profundo

Si bien las pequeñas y grandes empresas como las multinacionales, todas, tienen sus negocios físicos y online, los pequeños comercios de barrio se encontraron un problema nunca antes imaginado: desde el 20 de marzo no pudieron abrir más sus persianas, pasando de facturar un número determinado por mes a cero ventas. Se trata, lisa y llanamente, del peor escenario posible para un negocio.

Esta desesperación por no poder trabajar llevó a muchos negocios a tratar de encontrar una salida lo más rápido posible: vender por internet, pero para eso muchos se encontraron con los primeros problemas: ¿cómo lo hacemos?¿Por redes sociales?¿Con una web?¿Un espacio donde mostrar todos los negocios?¿En Google?

Tienda online

Para todos y todas

Según las estadísticas, más del 70 por ciento del público general está conectado a internet, por eso, los clientes que han comprado en el mostrador del local también está conectados a internet, y a ellos hay que llegar. Opciones para hacerlo son muchas, pero no todas les corresponde a todos. Cada caso puede tener una herramienta acorde para ese momento y luego, con el correr del tiempo, escalar a otros negocios.

Por ejemplo, Tienda Nube es una opción preconfigurada donde una persona paga un abono mensual promedio de 900 pesos, carga sus productos, el logo, los datos de contacto y los medios de pago, y puede disponer de una tienda online. Claro que a ese espacio comercial en internet hay que darle difusión para que la gente se entere, pero ese es otro tema. Lo importante, a priori, es entender que esta herramienta es muy sencilla y es ideal para quienes quieren arrancar con algo rápido y sencillo de administrar.

Empretienda es otra de las opciones, creada y desarrollada en Rosario, Argentina, muy similar a Tienda Nube pero con costos menores, al menos en el abono mensual a pagar y en las comisiones por ventas. Pero la función es la misma: sencilla, ágil y lista para salir a vender.

Tienda online

Otras opciones como Woocommerce o Shopify constan de la creación de un sitio más poderoso y ambicioso que quizá podría caber a esos negocios grandes o que comenzaron con Tienda Nube y luego al crecer, debieron pasar a una plataforma más grande. Posiblemente, en cualquiera de estas opciones necesitaremos de una persona que aconseje qué plataforma utilizar, cuándo y como, pero lo importante es contar con ella para poder tener nuestra vidriera en internet.

Luego vendrán los pasos de promocionar la tienda online por WhatsApp a nuestros contactos, a través de las redes sociales, en algún buscador como Google, o por correo electrónico. Lo importante de esto es entender que todo negocio, hoy, necesita tener su cartel en la calle pero también su espacio en internet.

Si la mayoría de nuestros clientes pasan mucho tiempo conectados o desde su teléfono tienen acceso a la tienda online de la competencia, ¿cómo no hacerlo nosotros?

Nestor Muñoz