fbpx
venta online

Venta online en cuarentena: lo que no hay que hacer

De un momento a otro, la cuarentena en la Argentina nos puso a todos al borde del colapso. Lo que antes había ocurrido en otros países del mundo desde marzo desembarcó en América latina, con nuestro país como uno de los aislamientos más extensos. En una semana, se habrán cumplido casi cuatro meses de encierro y de una crisis económica casi sin precedentes desde diciembre de 2001. Así muchos se enteraron de que existía la «venta online«.

En este escenario, el aislamiento mostró una cara antes desconocida para muchos: comenzar a relacionarse entre las personas gracias a la tecnología. Así aparecieron aplicaciones antes desconocidas como Zoom, que permitió a muchos hacer encuentros virtuales son amigos y familiares. También aparecieron aplicaciones para trabajar a distancia con el famoso Home Office, en estas latitudes aún apenas en etapa de descubrimiento.

Venta online

La capacidad de poder vender online apareció a la fuerza los primeros días de abril, cuando muchos comercios y negocios con sus puertas cerradas, comenzaron a buscar desesperadamente cómo poder mantener la actividad con las persianas bajas. Muchos, claro, ya estaban con su producto o servicio en internet además de los canales físicos habituales. Pero la gran mayoría no, y acá viene el gran problema.

Los que nunca habían participado de la venta online de su comercio comenzaron a buscar desesperadamente la forma de hacerlo, y en esa inmediatez se cometen una gran cantidad de errores que pueden llevar a una pérdida de recursos: no sólo dinero, también tiempo. Por eso, a continuación, el paso a paso para poder hacer venta online en forma ordenada, con un objetivo y con una estrategia.

Paso a paso

1- Si tu actividad está en el rubro de las que debieron cerrar sus puertas, antes de entrar en pánico intentá definir un pequeño presupuesto para montar la versión online de tu negocio.

2- Así vendas producto o servicio, tenemos que definir nuestra presencia en redes sociales, por eso tenemos que abrir una Página de Facebook y una cuenta empresa en Instagram. Conectadas ambas, las optimizamos con el logo de la marca, las fotos de portada, los datos de información que requiere y las dejamos listas para publicar contenido.

3- Acto seguido, con una cuenta de Gmail, debemos configurar una cuenta en Google para poder tener nuestro local online, con una ubicación en Maps, una ficha en My Business y más adelante, poder hacer anuncios vía Google ADS.

4- Si nuestro nicho tiene a potenciales clientes que usan correo electrónico, tenemos que tener un servicio de Email Marketing. Hoy no vamos a entrar en detalles, pero enviarles un correo por semana con información de valor para ellos será de gran ayuda.

5- Casi todos usamos WhatsApp, ya sea con la versión personal o Business, por eso debemos tener a todos nuestros clientes fidelizados mediante este espacio de contacto con quienes ya son clientes.

6- Por último, y lo más importante, el lugar donde vamos a vender y cobrar online. Los cinco puntos anteriores son para publicar contenido de valor, contactar clientes o hacerles seguimiento, pero ahora debemos elegir la plataforma de comercio electrónico: Empretienda o Tienda Nube, Woocomerce, o Shopify y Magento, entre otras.

Cada una tiene sus particularidades, pero para comenzar con una venta online no masiva, de no tantos productos y sin necesidades de mucha inversión, Tienda Nube será la opción más sencilla, cómo y con todo resuelto, pero esa, esa es otra historia.

Nestor Muñoz