fbpx

Coronavirus, fin de año y borrón y cuenta nueva

2020 coronavirus

Todos sabemos que el 2020 quedará en la historia de la humanidad como es año en que una pandemia obligó a todo el planeta a recluirse en sus hogares. Todo lo que conocíamos una vida pasó a la clandestinidad. Todos encerrados entre cuatro paredes. Pero algo positivo de todo eso debía quedar, y quedó.

El 2020 nos llevó a un fin de año donde el coronavirus estuvo en boca de todos. Todos aquellos que trabajan con gente, en la calle, en centros comerciales, en locales o con el movimiento de personas o transporte, quedó totalmente inutilizado hasta nuevo aviso. Así pasaron los meses, al menos en Argentina, desde marzo hasta noviembre.

Sin embargo, al menos como dato positivo, podemos listar aquellas cosas que la cuarentena nos obligó a hacer, pensar y entender:

Nuevos hábitos

El aislamiento obligó a muchos a aprender a convivir a la distancia, y para eso hubo que comenzar a utilizar las herramientas digitales. Así, mucha gente comenzó a participar más de las plataformas sociales para poder estar en contacto con sus seres queridos.

Herramientas

Cuando antes de marzo pocos argentinos tenían idea qué era Zoom o Meet, en muy poco tiempo comenzamos a hacer encuentros, festejos y reuniones online. Conectados a una computadora o teléfono, supimos ver que la tecnología tiene un costado mucho más cálido que complicado, sobretodo para personas de más avanzada edad.

Formación

Al mismo tiempo, muchos entendieron que estar en casa implica organizarse, mucho más cuando se tiene hijos. Y que en esa organización también se encontraron con más tiempo para poder sumar formación y educación. Hubo un incremento en las estadísticas de realización de cursos online, y eso estuvo en aumento en los primeros cuadro meses para estabilizarse desde ahí en adelante.

Reuniones

También se adoptó otra forma de llevar adelante las reuniones. Cuando antes nos sentábamos en el trabajo, café mediante, charla de temas ajenos al trabajo, algo de relax y luego el tema de reunión, el tiempo se esfumaba como agua. Ahora, una reunión por Meet se reduce casi exclusivamente al tema de agenda: no había viaje al trabajo, ni temas que no eran los agendados ni elementos que nos perdían el foco.

Actualización

En el mundo de los negocios, millones de emprendimientos entendieron que la pata digital de su marca o servicio es tan importante como la vidriera o la presencia física que tenía hasta ese momento. Muchos entendieron que con o sin pandemia, las personas adoptaron una nueva forma de vida, de consumo y de relacionarse, y eso impacta directamente en los negocios.

Venta online

Si bien no es algo nuevo, la venta online se potenció de manera nunca antes vista. Quienes no creían necesario tener una web o un ecommerce de su negocio, corrieron a hacerlo. Básicamente, todos los rangos etarios aprendieron que el consumo online puede ser fácil, rápido y seguro, y quienes no estaban actualizados, perdieron tiempo y dinero.

Los nuevos hábitos que supimos adquirir en tiempo de aislamiento debemos aplicarlos a nuestros negocios. Entender que el mundo cambió y cambia rápidamente es determinante para el futuro de nuestros negocios.

Dejar un comentario