fbpx

La transformación digital aún no comenzó

transformacion digital
transformacion digital

Muchas veces hablamos de la transformación digital de las empresas, puntualmente en Argentina donde al menos el 50% de las organizaciones no cuentan con un sitio web correctamente optimizado. Y para poder reforzar esto, a los datos nos remitimos, con números y porcentajes que hablan por sí mismos.

Solo el 10,8% ha llegado al grado de desarrollo más alto de transformación digital, según el primer informe Deep Digital Journey que ha publicado Llorente & Cuenca (LLYC). Para realizar este estudio, que se enmarca en el lanzamiento de la nueva unidad de DDB (Deep Digital Business) de la firma, se ha consultado a más de 200 ejecutivos de marketing y comunicación de grandes compañías pertenecientes a 16 sectores y 12 países de Europa y América.

Transformación digital

El informe arroja las siguientes conclusiones:

● El 34% de las empresas desarrolla prácticas propias del estado más inicial de la transformación digital (Digital Being).
● El 22,2% se ubica en el segundo nivel (Digital Optimization), afinando herramientas y procesos digitales.
● El 33% considera que está en un estado avanzado (Digital Data Driven), en el que se adaptan al entorno digital las actividades de sus diferentes áreas de negocio, así como procesos o plataformas.
● El 10,8% alcanza el grado más alto (Deep Digital) y opera ya con una visión de planificación y ejecución completamente digital.

Del informe se pueden extraer otros datos:

● El 57% de las empresas se enfocan más en ellas mismas que en las personas (clientes, empleados o stakeholders), cuando son los protagonistas de su negocio y la base de su éxito. La mayoría no tiene una estrategia people centered.
● Las empresas con un mayor grado de transformación digital generan más negocio a través de sus canales digitales: más del 70% de las compañías que se encuentran en la fase de Deep Digital ya genera más del 20% de los ingresos por esa vía.
● A pesar de que su papel es clave, el 73% de los equipos de marketing y comunicación no utiliza modelos de IA (Inteligencia Artificial) en sus comunicaciones o campañas.

Conclusión

El estudio concluye que las empresas e instituciones necesitan desplazar el foco de atención de ellas mismas hacia las personas para conectar con ellas. Es decir, centrarse en la tan ansiada experiencia de usuario.