Economía conductual: cómo sacar provecho de los sesgos cognitivos para poner precios

Si creés que dominás todo lo que hacés, no dejes de leer esta nota