fbpx

Si querés ganarte un cliente, tratá de igualar lo que hizo Renault

Renault
Renault

Querés una sorpresa, acá la tenés. El factor sorpresa es un elemento más, en cualquier orden de la vida. Puede ser la suerte también, pero en este caso se trata de una decisión pensada previamente, con un fin determinado y con el objetivo resuelto. Hablamos de la increíble historia de Renault y una agencia de publicidad.

La historia la cuenta el periodista Claudio Destéfano en su libro Saberlo es Negocio. Allí, relata el caso de la automotriz en Argentina que en su momento la empresa dividía sus comunicaciones en dos agencias de publicidad. Una era Agulla & Baccetti, y la otra Grey. Eso fue hasta que los directores decidieron unificar todo.

Para eso, llevaron a cabo una competencia entre ambas agencias para ver quién se quedaba con la comunicación de la marca del óvalo. Obviamente, cada una preparó su respectiva presentación con todo lo que tenían a disposición: ninguna quería perder a Renault.

Lo ¿insólito? fue cuando llegó el turno de A&B. En el momento que comienzan con la exposición comenzó a escucharse un ruido ensordecedor desde la ventana de la inmensa sala de reuniones. Lo primero que pensaron fue que había un reclamo del sindicato y los trabajadores pero no, la sorpresa fue total.

No se trataba de ningún reclamo: eran los empleados de la agencia de publicidad Agulla & Baccetti alentando a «quedarse con la cuenta». Y no sólo eran los creativos, administrativos y empleados varios. También estaban los cadetes y los motoqueros.

Con el tiempo, los representantes de Renault deslizaron que la presentación de Agulla & Baccetti fue superadora a la de Grey, pero esa simple decisión basada en el factor sorpresa y la creatividad, fue el as en la manga para quedarse con la representación.

Cuando se es creativo, el factor sorpresa se convierte en una acción diferenciadora y demoledora que, en el marketing o en la vida misma, no tiene competencia. Es única, y ahora debe salir de tu negocio.

Dejar un comentario